¿No puedes desplazarte a ningún bufete?
Encuentra un bufete online

El trabajador en un grupo de empresas

Cuando el trabajador trabaja para una empresa que forma parte de un grupo, la responsabilidad de su empleador puede extenderse a otras empresas del grupo.

24 OCT 2019 · Lectura: min.
El trabajador en un grupo de empresas

El trabajador que reclama por despido o por impago de salarios contra una empresa, en ocasiones puede extender la demanda a otras empresas del grupo al que pertenece la empresa empleadora, mejorando sus posibilidades de cobrar cuando no es segura la solvencia o pervivencia de la compañía empleadora, son embargo la jurisprudencia considera que puede existir un grupo empresarial a efectos mercantiles sin que exista grupo de empresas a efectos laborales.

Para que se las considere grupo de empresas lo relevante es que se se den conjuntamente varias de las siguientes circunstancias:

  • El funcionamiento unitario de las organizaciones de trabajo de las empresas del grupo.
  • La prestación de trabajo común, simultánea o sucesiva, a favor de varias de las empresas del grupo.
  • La creación de empresas aparentes sin sustento real, determinantes de una exclusión de responsabilidades laborales.
  • La confusión de plantillas.
  • La confusión de patrimonios.
  • La apariencia externa de unidad empresarial.
  • La unidad de dirección.

La conjunción de varios de esos elementos supondría que se podría entender que son grupo de empresa a efectos laborales. Es signo de que existe grupo de empresas a efectos laborales el que se mezclen las tareas, que los organigramas se superpongan, que una empresa instrumentalice a la otra, que las identidades e imagen de las empresas se confundan y que no pasen trabajadores de la plantilla de una a la de la otra empresa.

Un medio especialmente idóneo para probar la existencia del grupo de empresas a efectos laborales es la confusión de plantillas, que se hace patente cuando al comparar la vida laboral de una u otra empresa aparecen trabajadores que están o han estado en ambas entidades.

Un tema aparte es la posibilidad, cuando se trabaja para una empresa que actúa como subcontrata o "cárnica", de demandar no solo a la empresa a la que se está unido por contrato laboral si no también a la empresa para la que esta trabaja, a menudo más solvente y con una trayectoria más duradera que la subcontrata. Añadir a la compañía subcontratista como codemandada no supone ningún coste para el trabajador demandante e incrementa las posibilidades de que la eventual sentencia favorable pueda ejecutarse con éxito.

Escrito por

Iñaki Martínez Vázquez

Ver perfil
Deja tu comentario

últimos artículos sobre trabajo y empresa