¿No puedes desplazarte a ningún bufete?
Encuentra un bufete online

¿Cómo puede solicitar un abogado el cobro de sus honorarios?

A los abogados no siempre les resulta sencillo solicitar sus honorarios una vez resuelta la consulta planteada por el cliente. ¿Por qué ocurre esto? ¿Cómo se puede solucionar esta situación?

21 OCT 2014 · Lectura: min.
Foto de LSA Abogados.

Cuando cualquier profesional independiente realiza su trabajo siempre recibe el pago correspondiente por parte del cliente. Sin embargo, en el caso de los abogados, no siempre resulta sencillo solicitar sus honorarios una vez resuelta la consulta planteada por el cliente. ¿Por qué ocurre esto? ¿Cómo se puede solucionar esta situación?

Consultas informativas y reales

En general, las consultas que suelen tener que resolver los letrados pueden dividirse en dos grandes grupos:

  • Informativas: El cliente requiere algún tipo de información que no necesariamente se refiere a su caso e, incluso, es posible que ni siquiera termine en encargo.
  • Asesoramiento real: Se solicita resolver cuestiones legales relativas a un caso concreto, tanto si estas conllevan algún tipo de trámite como si no.

Y, en ambos casos, la persona que acude al abogado puede ser un cliente que ya haya contratado los servicios del bufete anteriormente o alguien que acude a él por primera vez.

Sea cual sea la circunstancia, lo ideal es que cada despacho tenga establecida una tarifa perfectamente determinada para cada caso y, sobre todo, especifique en qué casos la consulta podría ser gratuita. De hecho, y generalmente por razones estratégicas, puede ser relativamente frecuente encontrar bufetes que ofrecen determinados servicios y precios especiales para primeras consultas, trabajos empresariales, tarifas planas, etc.

Pero conviene aclarar siempre que es el abogado en cuestión el que determina sus honorarios y ofrece las bonificaciones especiales, sin que ello conlleve la gratuidad de las consultas según los criterios que pueda tener el cliente.

Reclamar el pago

Cuando un cliente se marcha del despacho sin ni siquiera preguntar si debe abonar algún importe cuando la política del bufete establece que sí, se crea una situación especialmente violenta para el abogado.

Incluso muchos letrados se quedan desconcertados porque consideran, de forma acertada, que una vez realizado su trabajo deben recibir el justo pago por el mismo, como ocurre en el resto de las profesiones.

Para evitarlo, existen diferentes fórmulas como, por ejemplo, indicar el importe exacto de la consulta antes de que esta se produzca –puede comunicarlo el secretario en el momento de dar la cita al cliente-, enviar un correo electrónico una vez finalizada la misma –sobre todo en los casos en los que el cliente se marcha sin abonarla- o, directamente y eliminando cualquier sentimiento de culpa, solicitar el pago conforme se termine el asesoramiento.

abogados
Linkedin
Escrito por

Abogados365.com

Deja tu comentario

últimos artículos sobre actualidad