Abogados365.com
Abogados365.com
En Google Play En la App Store

¿Cómo demostrar que el producto que he adquirido tiene vicios ocultos?

¿Qué ocurre cuando no sabemos si el producto que hemos adquirido tiene vicios ocultos? ¿A quién acudimos?

6 jul 2017 en Consumidores - Lectura: min.

abogados

Dice nuestro Código Civil en su artículo 1461 que el vendedor está obligado al saneamiento de la cosa objeto de la venta, y el 1474 puntualiza que ese saneamiento procederá en el caso de los vicios o defectos ocultos que ésta tuviera, pero ¿a qué se le denomina vicio oculto? ¿cómo podemos demostrar que éste existe?

Un vicio oculto es un defecto de la cosa que no es fácilmente detectable a simple vista, algo que sólo puede conocerse si se tienen ciertos conocimientos técnicos, o que incluso no puede conocerse de antemano por el comprador ni el vendedor. Su existencia ha de ser previa a la compraventa del objeto en cuestión, y debe ser grave e invalidar total o parcialmente el uso propio de la misma.Estos vicios pueden ser conocidos, o no, por el vendedor, aunque como veremos más adelante, el desconocimiento no le eximirá de su responsabilidad. Son vicios ocultos problemas tales como fugas en las tuberías de una vivienda nueva en la que no ha sido dado de alta el suministro de agua, problemas graves en el motor de un vehículo, la enfermedad de una o varias cabezas de ganado...

Evidentemente, lo que para una persona es un vicio oculto, para otra puede no considerarse legalmente como tal. En el caso de un mecánico que compra un vehículo lo más lógico es que pueda examinar el mismo y determinar si tiene algún defecto, por lo que si después de la compra sale alguna avería no podrá considerarse que existiera un vicio oculto. Sin embargo, un fontanero no puede detectar el problema de unas cañerías mal instaladas en una vivienda nueva que no ha tenido suministro de agua, pues las tuberías están ocultas tras la pared y no pueden examinarse.

Con respecto a estos defectos que no saltan a la vista de cualquiera, el Código Civil dispone en sus artículos 1484 y siguientes que el vendedor responde de los vicios ocultos de la cosa vendida aun cuando desconociera su existencia. La responsabilidad a la que se refiere es, a elegir por el comprador, el desestimiento del contrato recuperando todos los gastos realizados y devolviendo la cosa al vendedor, o una rebaja proporcional en el precio que pagó, que será determinada por un perito, salvo acuerdo entre las partes.

En cualquier caso, hemos de distinguir dos posibilidades, la primera de ellas es que el vendedor efectivamente no conozca los desperfectos escondidos que tiene la cosa que va a vender, como una avería del vehículo que aún no ha dado la cara, por ejemplo. Pero también puede que conozca perfectamente el desperfecto y oculte su existencia con el ánimo de hacer creer al vendedor que el objeto está en mejores condiciones, pudiendo sacar así mayor beneficio del mismo.Este comportamiento conllevaría no sólo el saneamiento más arriba indicado, sino también una condena al pago de los daños y perjuicios causados. Pero no sólo eso, este último caso podría llegar a constituir un delito de estafa del artículo 248 del Código Penal, que consiste en engañar y producir error en la persona compradora para que realice una compra que de otro modo no realizaría o a un precio superior al que pagaría en caso de conocer el vicio. Este delito lleva aparejada una condena de prisión de seis meses a tres años, dependiendo de la gravedad de la estafa y del perjuicio causado. Evidentemente, sólo será delito en los casos más graves, considerándose como ilícito civil en casos menos graves, como que el perjuicio económico que se cause sean 50 o 100 euros.

Una vez tenemos claro qué son los vicios ocultos, ¿cómo podemos demostrar que el objeto que hemos adquirido los tiene? Este es el mayor problema con el que se enfrentan muchos compradores de cosas de segunda mano, pues es cierto que existen desperfectos que pueden ser fortuitos y de los que el vendedor no responderá legalmente. Por ello, la mejor forma de probar un vicio oculto es siempre acudiendo a un perito que examinará el objeto en cuestión y podrá determinar tanto el desperfecto como el alcance del mismo. Esto se debe a que, como hemos adelantado, para tratarse de un vicio oculto debe ser de la suficiente entidad como para hacer la cosa impropia para el uso al que se destina o reducir muy considerablemente este uso, y esto lo debe acreditar un perito ante el juez.

Es decir, para reclamar al vendedor por un vicio oculto de la cosa comprada no basta con que la misma haya sufrido algún perjuicio, sino que éste debe de ser demostrado e invalidar el uso lo suficientemente como para que el comprador no la hubiera comprado o hubiera pagado menos de haberlo sabido. Esto puede ser, como ya hemos dicho más arriba, una avería grave en el motor de un vehículo, pero no por ejemplo que tenga una pequeña fuga de aceite fácilmente reparable y sin mayores consecuencias.

En resumen, en el caso de haber adquirido un objeto de segunda mano que consideremos que está viciado, deberemos acudir a un perito para que haga un examen del mismo y nos confirme si efectivamente ese desperfecto tiene su origen con anterioridad a la compra así como la gravedad del mismo. Además, es absolutamente recomendable acudir a un abogado en caso de tener dudas, pues como siempre decimos, este profesional examinará nuestro caso en particular y podrá decirnos las posibilidades legales de nuestra reclamación.

1 Me gusta

Deja tu comentario

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: Verticales Intercom, S.L.
Finalidades:
a) Envío de la solicitud al cliente anunciante.
b) Actividades de publicidad y prospección comercial por distintos medios y canales de comunicación de productos y servicios propios.
c) Actividades de publicidad y prospección comercial por distintos medios y canales de comunicación de productos y servicios de terceros de distintos sectores de actividad, pudiendo implicar la cesión de los datos personales a dichos terceros.
d) Segmentación y elaboración de perfiles para finalidades de publicidad y prospección comercial.
e) Gestión de los servicios y aplicaciones que proporciona el Portal para el Usuario.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: Se prevé la cesión de los datos a los clientes anunciantes para llevar a cabo su solicitud de información sobre los servicios anunciados.
Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos u oponerse al tratamiento de los mismos o a alguna de las finalidades, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en abogados365.com/proteccion_datos

Comentarios (4)

Si te ha interesado, aquí tienes más