Abogados365.com
Abogados365.com
En Google Play En la App Store

¿Un queso protegido por el derecho de autor?

El caso llegó hasta el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

15 sep 2017 en Actualidad - Lectura: min.

abogados
Imagen: Shutterstock.

Estamos empezando a plantearnos estrenar una nueva sección, la de los casos curiosos, raros, aquellos que plantean ciertas diversidades al mundo jurídico actual. Así que, ¿por qué no? Hoy damos por estrenada nuestra nueva sección casos curiosos con el queso cuyo sabor quiere proteger, mediante los derechos de autor, su fabricante.

Es llamativo, no podemos negarlo, pero el fabricante del queso Heks'nkaas ha elevado una consulta previa al Tribunal de Justicia de la Unión Europea para que le digan si puede proteger su creación a través de los derechos de propiedad intelectual. Al parecer, harto de que ciertas marcas intenten copiar el sabor de su producto estrella, y tras no obtener los resultados deseados en los tribunales de su nación, no le ha quedado otra vía que la de solicitar del Tribunal de Justicia de la Unión Europea la valoración de la procedencia de que un producto alimentario sea protegido por los derechos de autor que actualmente se conceden a cosas tales como una obra literaria, un cuadro o una pieza musical.

El problema aquí no es precisamente pequeño, pues se trata de poner un copyright a un sabor, cosa para nada baladí, ya que es algo muy subjetivo de controlar y de aplicar. En caso de que finalmente le concedan la posibilidad de la protección, ¿quién y cómo iba a encargarse de evaluar los productos que supuestamente copian al "original"? Sin duda de aquí podría salir un interesante puesto de trabajo, catador de posibles plagios de sabor, una servidora se ofrece para el puesto.

Pero dejando atrás la parte anecdótica, hemos de valorar que la actual legislación en cuanto a lo que a registros de obras se refiere es poco clara. En España están protegidas todas aquellas creaciones literarias, artísticas o científicas que sean originales, expresando la ley una lista abierta de ejemplos que son considerados como obras protegidas. Sin embargo, esa lista no dice que lo no comprendido en ella queda fuera de esa protección y, al igual que en la Unión Europea, no existe una lista cerrada de lo que se considera como "obra". Aprovechando este pequeño resquicio es como la empresa quiere hacer que su producto llegue a estar protegido, esgrimiendo el argumento de que su receta y elaboración son una obra culinaria merecedora de la alta protección de un derecho de autor.

A efectos prácticos, si se le llegara a conceder esa posibilidad, esto podría acarrear un aluvión de intentos de registros de derechos de autor de otras "obras culinarias", como una conocida marca de refrescos que tiene cientos de imitaciones, y un sinfín de productos de marcas que son "copiados" por otros productos de marca blanca podrían llegar a tener que ser retirados del mercado por infracción de derechos de autor.

Más aún, al igual que pasa cuando compramos un CD y pagamos un cánon de reproducción en el precio, este canon se podría implementar en los productos alimenticios que tengan reconocidos derechos de autoría. Evidentemente eso no pasaría con ciertos productos básicos como el pan, los huevos, la harina o ciertos procesados de dominio común, como las hamburguesas o las salchichas, pero sí se podría dar en postres lácteos, platos de comida preparada, etc.

Dicho todo esto, nuestro punto de vista sobre este curioso caso es muy claro: un queso no es una obra artística, por más esfuerzo que nadie haya puesto en su elaboración. Ese esfuerzo se ve recompensado con las ventas del producto y no se puede llegar al extremo de querer protegerlo todo con derechos de autor. El caso contrario conllevaría admitir que es posible proteger cualquier cosa, lo que haría muy difícil la vida diaria sin pagar un canon, desde comerse un postre lácteo o una tarta en una celebración, hasta llevar una camiseta podría conllevar tener que realizar ese pago al margen del pago por su adquisición, encareciendo desorbitadamente los precios de los productos más básicos.

0 Me gusta

Deja tu comentario

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: Verticales Intercom, S.L.
Finalidades:
a) Envío de la solicitud al cliente anunciante.
b) Actividades de publicidad y prospección comercial por distintos medios y canales de comunicación de productos y servicios propios.
c) Actividades de publicidad y prospección comercial por distintos medios y canales de comunicación de productos y servicios de terceros de distintos sectores de actividad, pudiendo implicar la cesión de los datos personales a dichos terceros.
d) Segmentación y elaboración de perfiles para finalidades de publicidad y prospección comercial.
e) Gestión de los servicios y aplicaciones que proporciona el Portal para el Usuario.
Legitimación: Consentimiento del interesado.
Destinatarios: Se prevé la cesión de los datos a los clientes anunciantes para llevar a cabo su solicitud de información sobre los servicios anunciados.
Derechos: Tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir los datos u oponerse al tratamiento de los mismos o a alguna de las finalidades, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en abogados365.com/proteccion_datos

Si te ha interesado, aquí tienes más